Conocer gente Caceres - 20620

El que escribe estos versos atraviesa ese océano de vértigo, de borrascas. La nave que la guía va sin rumbo fijo. El cuerpo también es el alma, esa nave agitada por tormentas y sacudones.

Crónicas del olvido

El placer en oposición a la felicida Conoce todas las tretas y sabe la mejor manera de llamar la atención y despertar la avidez de sus clientes. La felicidad es de oro genuino; el placer, latón de color de oro que se corroe en la mano y pronto se convierte en venenoso cardenillo. La felicidad es como el diamante legítimo, que en estado bruto o pulido brilla por medio de su propio brillantez inimitable; el placer, como la emulación de pasta que refleja la luz sólo cuando es tallada artificialmente. La felicidad es como es rubí, rojo como la sangre del corazón, duro y resistente; el placer, como lente teñido, blando, quebradizo y de gracia transitoria.

312 313 314 315 316